[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Disfrutar de las sensaciones de un deportivo al volante de un SUV ya no es una utopía. Este nuevo modelo ofrece lo mejor de los dos mundos.

“Los SUV están de moda”, es una frase repetida y aplicable a cualquiera que entienda un poco de coches, y no le falta razón: en el último año se han vendido un 35% más que en 2014, y no parece que esta tendencia vaya a decaer. ¿Qué esconden estas tres letras tan golosas para cada vez más conductores? Sport Utility Vehicle se refiere a un vehículo con aptitudes de todoterreno y la comodidad de un turismo. Hablando en plata: un todo en uno.

Vayamos a otra frase, esta de Goethe: “El hombre siempre aspira a lo que no es”. A riesgo de contradecir al gran literato alemán, es muy probable que a día de hoy no la dijera con la misma solemnidad que en el siglo XIX. Más que nada porque, en aquel entonces, no soñaban ni con los SUV, ni con la tecnología de la que disponemos ahora. Pongamos un ejemplo: ¿Eres padre de familia? Entonces, cada vez que te subas a tu coche aspirarás, aunque sea por una décima de segundo, a volver a tu soltería para poder disfrutar al volante de un deportivo. Pues bien, deja de aspirar: el Mazda CX-5 es el primer SUV que, por fin, ofrece lo mejor de los dos mundos. La experiencia de una conducción dinámica ya no está reñida con practicarla acompañado de tu prole. O con lo que sea que te quieras llevar a cuestas.Otro de los tópicos con los que rompe el SUV japonés es que un coche de estas características deba tener un diseño cuadrado y aburrido. Las líneas fluidas y musculosas del Mazda CX-5, con su afilado frontal y su mirada agresiva, despiertan el mismo cosquilleo que uno siente al ver un deportivo, que aumenta al ponerse al volante. Su chasis ligero y sofisticado obra el milagro: es un coche espacioso por dentro, pero al afrontar una carretera de curvas te sentirás a los mandos de un biplaza; gira con decisión, agarrado al asfalto con uñas y dientes, y su motor (ya sea gasolina o el diésel biturbo de alto rendimiento) siempre empuja con fuerza. La cuadratura del círculo aún va más allá: tu familia irá encantada, porque la suspensión filtra cualquier bache de la carretera y ellos, ni lo notan. Todos se sentirán tan cómodos como en una berlina. Y sin rascarte el bolsillo: los motores del Mazda CX-5 llevan la tecnología Skyactive que reduce el consumo y las emisiones, pero no la potencia.De lo único que hay que preocuparse es de conducir
Disfrutar al volante solo tiene sentido si se hace con seguridad. En el caso del Mazda CX-5 esto está garantizado, porque el coche vela por ti en todo momento. El secreto está en su tecnología: lleva tanta a bordo, que te sentirás como si estuvieras en el epicentro de Silicon Valley. Sus faros inteligentes Smart Full Led se adaptan a las condiciones lumínicas, reduciendo o aumentando la intensidad por sí mismos, si detectan que viene un coche de frente. Además, giran contigo en cada curva para que siempre tengas el control, por muy cerrada que sea la noche.

El sistema LKA de aviso y prevención de cambio de carril involuntario te advierte si te sales de tu trayectoria de forma no intencionada a más de 65 km/h e incluso modifica el grado de asistencia de la dirección para facilitar que vuelvas a tu carril.Adelantar con el Mazda CX-5 es coser y cantar gracias a su agilidad y su potente motor y, ahora, más seguro que nunca: el control BSM detecta los vehículos que se acercan a cada lado y entran en el ángulo muerto del retrovisor, avisándote para que esperes a que pase.

Cuando decimos que el Mazda CX-5 vela por el conductor, lo hacemos en sentido literal: el cansancio es motivo de distracción al volante, el 40% de las causas de accidente en nuestro país, según la DGT. El detector de fatiga DAA estima el nivel de cansancio del conductor a velocidades a partir de 65 km/h y recomienda que haga una parada si detecta cambios significativos en el comportamiento.

Y siempre conectado: el sistema MZD Connect te permite que tu viaje sea lo más interactivo posible. Con su pantalla de siete pulgadas podrás acceder a una amplia variedad de información o ponerte en contacto con tus amigos a través de las redes sociales.

Esto es solo la punta del iceberg de la hornada tecnológica del Mazda CX-5. Un coche con el que no hace falta aspirar a nada más.

 

Fuente: EL PAIS
PUBLIRREPORTAJE: ICON PARA MAZDA
http://bit.ly/20i5703